¿Lavar el pelo con agua fría o caliente?

Mujer en un baño relajante para lavar el pelo

Existen muchos mitos sobre cómo lavar el pelo. Agua fría o caliente es una de las cuestiones que más dudas generan en las personas. Por esa razón, a continuación develamos algunas claves para desmitificar y eliminar todas las dudas al respecto.

Tener un pelo saludable es una de esas cosas que siempre y en toda circunstancia se agradece. Es por ello que existe un gran mercado de productos para el pelo, que nos ayudan periodicamente a sostenerlo refulgente y saludable.

Asimismo, existen varias terapias capilares que permiten recuperar la salud capilar como el lifting o el injerto de pelo que ofrece resultados totalmente naturales. Gracias a este procedimiento, quienes sufren alopecia recuperan su cabello para siempre.

¿Agua fría o caliente?

Supongamos que usas una enorme variedad de productos para el cabello, tales como champú y acondicionador, cremas, etcétera Mas aun de esta manera tienes el pelo seco, con friz y no cumple en nada tus esperanzas. ¿Ahora qué? No hay que preocuparse, porque la esperanza es lo último que se pierde. Aunque es importante utilizar los productos adecuados para cada género de cabello, es igual de importante saber cuándo emplear agua fría o agua caliente. ¡Sí! Si bien no lo creas, la temperatura del agua con la que te bañas puede tener un impacto positivo o bien negativo en el aspecto de tu cabello.

Ya antes de entrar en más detalles, es esencial aclarar que tanto el agua fría como el agua caliente tienen sus inconvenientes y ventajas. A continuación, te afirmaremos cuáles son estos.

Beneficios de lavar el pelo con agua fría

Las duchas frías pueden resultar desagradables para la mayoría, especialmente en las mañanas de invierno. Sin embargo, a pesar de ser molestas, las temperaturas bajas reducen el volumen del cabello, haciéndolo ver más espeso. Si tenés el cabello delgado, tal vez sea buena idea reducir la frecuencia y duración de las duchas de agua fría.

Ahora puede que estés pensando que el agua fría significa malas noticias para tu pelo, mas no podrías estar más equivocado. Lavar el pelo con duchas heladas hacen tu cabellera más refulgente y dismuyen el friz. Esto sucede por el hecho de que el agua fría ayuda a sellar las cutículas y poros pilíferos después de lavarse el pelo.

Cutículas y poros abiertos son ideales cuando estas aplicando champú y acondicionador en tu cabeza, pero precisas cerrarlas con agua fría cuando acabes. Además de sellar la humedad que aporta el acondicionador, cerrar las cutículas y poros capilares con agua helada ayuda a prevenir que la grasa, el aceite y la suciedad entren en el cuero capilar. Para resumir, lavar el pelo con agua fría puede ser de mucha ayuda para sostener tu cabello hidratado y fuerte.

Esto no es todo. El agua fría mejora la circulación de la sangre en la cabeza. Es por esto por lo que en el momento en que te duchas con agua fría, las raíces se contraen y la sangre tiende a circular más rápido para mantener la temperatura anatómico. Esto ayuda a reducir la alopecia.

Ventajas de lavarse el pelo con agua caliente

Si el agua fría ayuda a fortalecer el cabello, ¿eso quiere decir que el agua caliente facilita la caída del cabello? La respuesta corta es sí. Esto por el hecho de que el agua caliente puede desecar el cuero cabelludo y suprimir aceites naturales ventajosos que asisten a prevenir la caída del cabello.

El agua caliente asimismo desgasta las raíces del cabello, singularmente si la temperatura del agua es muy alta. Las raíces débiles pueden rizar el cabello, lo que, de no controlarse, puede derivar en friz e incluso en el desarrollo de canas en forma prematura.

Además de esto, si tenés el pelo teñido, probablemente sea mejor alejar tu pelo del agua caliente para sostener el color intacto. El calor puede levantar y remover la capa exterior del pelo, lo que resulta en que el color se desvanezca más veloz.

A pesar de esto, el agua caliente tiene sus méritos al ayudar a adecentar el cabello mejor que el agua fría. Esta última cierra los poros y cutículas pilíferos, como mencionamos anteriormente, mientras que el agua tibia los abre.

Básicamente, lo que esto significa es que al utilizar agua caliente te va a ser más simple limpiar la grasa, polvo y cualquier suciedad acumulada en tus poros y cutículas capilares cuando uses champú y acondicionador. Además de esto, con las cutículas abiertas, tu cabello será capaz de absorber pero sencillamente todos y cada uno de los nutrientes y minerales que los productos que estas utilizando pueden ofrecer.

De manera adicional, el agua caliente ayuda a disolver productos para el cabello más de forma fácil. Esto puede ser singularmente útil si, después de una larga jornada de trabajo, querés remover los productos para el cabello que aplicaste previamente tales como gel, cremas o bien aceites.

¿Entonces uso agua fría o caliente?

Con ambos métodos encima de la mesa, la mejor manera de lavar el pelo se basa en ambos métodos: iniciar con agua caliente y concluir con agua fría. Así, puedes obtener los beneficios de ambos métodos. Al utilizar agua caliente primero, vas a disolver y adecentar los productos para el pelo, al tiempo que abres tus poros y cutículas capilares, lo que va a ayudar cuando masajees tu pelo con champú y acondicionador. Luego, al usar agua fría, vas a cerrar de nuevo tus cutículas y poros mientras que sellas la humedad que mantendrá tu cabello sano, refulgente y libre de friz.

Deja un comentario